Hambre y ganas de comer

jueves, el 22. junio 2006, 20:54 por Inagotable

Entre las decenas de cualidades extraordinarias que me caracterizan (no puedo salir a la calle sin que me adulen constantemente), existen algunas que últimamente están destacando sobre el resto. La primera de ellas es la velocidad que consigo a la hora de andar (cuesta arriba o abajo, rodando por el suelo o con los dientes por delante), además de una buena resistencia que me permite caminar durante un par de kilómetros a velocidad punta para coger el autobús….claro.

Otra de ellas es mi interminable paciencia, comparada a menudo con la cantidad de chakra de Naruto. Esto me ayuda a afrontar situaciones difíciles de la vida cotidiana donde la gente normal pierde fácilmente los estribos, como cuando tu compañero de prácticas te dice que no va a modificar su código fuente aunque no funcione ni se adapte al diseño (y aunque sea la última práctica de la carrera de la última convocatoria de la asignatura más fácil) :

– Oye, el código que me mandaste no tiene nada que ver con la práctica que estamos haciendo.
– ¿Cómo que no? ¿No es sobre una tienda de electrodomésticos?
– Sí, pero me has mandado una librería para administrar un zoológico.
– Hombre, un cambio por aquí o por allá y se adapta fácil.
– Weno, pues ya puedes empezar a hacer «esos cambios» porque la práctica se entrega dentro de 30 minutos.
– Eh, espera un momento, la librería funciona perfectamente, no pienso cambiar el código.
– ¿Cómo que no piensas cambiarlo? – ahí ya se nota el nerviosismo.
– Si tu crees que no se adapta al proyecto aplica tú los cambios que para eso eres el «jefe» de proyecto – la tensión se respira en el ambiente.
– Pues fijate que estaba pensando en un cambio ahora mismo.

El tío se abalanza sobre el «subordinado» y le suelta unas cuantas hostias en la cabeza con el libro de Thomas L. Floyd (2 kilos de libro). Al terminar dice:

– Ves….ya te he cambiado los dientes de sitio.

La última característica que cabe destacar es lo poco que como (parece que me sustente gracias al oxígeno y a la botella de suero que llevo siempre encima)…..o eso dicen. Pero lo que la gente no sabe es que este punto más el anterior crea una situación que pocas veces pueden darse. Cuando rebaso el límite de aguante sin ingerir comida y se me junta con las ganas de comer (esto último es el desencadenante) pierdo completamente la paciencia, agacho una ceja más de lo normal y soy altamente inestable, incontrolable y penoso. Para apaciguarme me tienen que echar galletas desde cierta distancia y no dirijirme la palabra. Pero bueno, todos los superhombres tienen sus puntos flojos 😉 .

Escrito en: Idas de Hoya | Etiquetas: 
0 Trackbacks | 5 Comentarios »

5 Respuestas

  1. Onir dice:

    Ya está, ya pasó todo… toma la galletita… come… come… ¿mejor? 😛

    La verdad es que yo la primera quincena he estado a base de aire casi que también; entre las sesiones de estudio en la biblioteca, la frustración de no aprobar los exámenes y ver que aunque estudiara no servía para nada, pues quitaba un poco el apetito 🙁

    ¿Sólo le cambiaste los dientes? No hay nada como hacerlo sólo… a no ser que el otro te lo haga todo 😀

  2. Inagotable dice:

    Para que después digan que los estudiantes tenemos una vida cojonuda…. (que a veces sí).

    Sobre el trabajo en grupo tendré que escribir un post nuevo, da mucho de sí 🙂 .

  3. NeoRazorX dice:

    Pues que raro, yo con mi compañero de PED no tengo problemas … (por no tener, no tengo ni constancia de que siga vivo XD )

  4. Pau dice:

    Yo últimamente me alimento a base de pipas (mientras veo House o las carreras) y manzanas verdes que se me ocurrió comprar como decoración de la mesa del salón (quedaban divinas de la muerte) y ahora tengo que comerme porque se van a poner malas 🙁
    ¿Has probado a ponerle un sobre de Tang al suero? Yo tengo Tang de pera de Argentina, ta bueno 😉

  5. Inagotable dice:

    Jajajaja, esas manzanas se suelen comprar de plástico o cera, pero weno, menos mal que a tu nuevo inquilino le gustan 😉 .

    Por cierto, lo del suero es una coña, en realidad es agua pero que por su sabor a alguien se le ocurrió decir que parecia suero. Es que he releido el texto y hay algunas cosas que parece que diga en serio…

Dejar un comentario

A tener en cuenta: Los comentarios son moderados. Esto puede retrasar la aparación de tu comentario. No hay necesidad de que lo envíes de nuevo.