Muerte

martes, el 1. septiembre 2020, 16:10 por Inagotable

Con la muerte pisándome los talones, haciendo lo imposible por derrotarla y aun así me seguía la pista desde cerca por más que corriese delante de ella.

Al final, como una aparición se me mostró delante y solo la pude separar de mi poniéndole la mano en el torso. Miré hacia arriba para enfrentar su rostro y vi que era el de una mujer que se alzaba por encima de los demás. Diez minutos le pedí.

 – Dame diez minutos e iré contigo sin rechistar.

 – ¿Diez minutos y abrazarás la muerte? — me preguntó con un sonrisa, acercando su rostro al mío y dejando ver sus arrugas faciales, aquellas que la hacían menos joven pero más sabia.

 – Sí, sólo contéstame a una pregunta.

La muerte aceptó, me cogió de la mano para evitar que me arrepintiese en un último momento y volviera a huir.

Le pregunté si el destino estaba escrito, si no se podía cambiar, si no cabía la posibilidad de que hubiese errado en algo y estuviese a tiempo de enmendarlo para no morir. La muerte resopló como si fuese una pregunta recurrente y dijo que era inevitable, que cada uno tenía su propia hora y que no podía posponerse.

No sé por qué pero aquello me tranquilizó, el saber que dejaría de correr asustado, que descansaría en paz. Asumí mi destino mientras veía algunos de mis seres queridos. Y abracé a la muerte y me sentí acogido, arropado.

Escrito en: Relatos | Etiquetas: Etiquetas: , , ,
0 Trackbacks | Sin Comentarios »

Ojos de rubí

jueves, el 22. agosto 2019, 11:54 por Inagotable

El silencio ahogado bajo una respiración entrecortada, una piel brillante a causa de su transpiración y una mirada agotada mirando al horizonte. El corazón galopa bajo el pecho buscando espacio entre aquellos pulmones extenuados para que la mente no se desvanezca. Pero es tarde, el frío empieza a cubrirlo todo como un brisa que adormece aquello que acaricia y aunque miles de pensamientos fugaces golpeen su sien, no es capaz de aferrarse a ninguno que alivie la injusticia que siente.

El ritmo cardíaco desciende y su visión queda cada vez más nublada, como si cayese en un sueño profundo contra el que no puede luchar. Sabe que está dejando su vida y de nada le servirá la obstinación esta vez, de pronto, todo aquello a lo que se opuso en su día queda en el olvido, pierde su razón de ser, todo da igual llegados a este momento. Derrotado decide cerrar los ojos y dejarse llevar.

En la inmensidad de la oscuridad de su pensamiento ve aquellos ojos de rubí que lo miran con severidad. Percibe el odio que emanan y a pesar de estar a las puertas de la muerte, los teme. De todos aquellos pensamientos y recuerdos que unos instantes antes habían saturado su psique, ninguno le había rememorado la promesa que hizo. Probablemente porque los recuerdos y la promesa pertenecían a mundos separados.

«Abre los ojos, abre los jodidos ojos»

Como si se hubiese estado ahogando en un lago y consiguiese salir a la superficie, abrió los ojos con una bocanada de tortuoso aire producida por una última convulsión de su cuerpo por sobrevivir. Notaba la sangre parcialmente seca en su mano, la misma que había intentado cubrir la herida de su estómago. El dolor lo entumecía todo y le volvía a recordar qué era estar vivo.

No sabía cuánto tiempo había pasado allí en el suelo pero no iba a ser mucho más. Peleó por levantarse, por erguirse sobre sus piernas y enderezar el torso. Para entonces sus ojos ya no estaban agotados, había recobrado aquella maravillosa mezcla entre ira y desdén. Su mente ya no era un cajón desastre de pensamientos, tenía claro su propósito. Quizás hubiese tocado la puerta de la muerte, no había sido la primera vez, pero daba por seguro que alguien no sólo la tocaría sino que la habría con la cabeza.

Escrito en: Relatos | Etiquetas: Etiquetas: , , ,
0 Trackbacks | Sin Comentarios »