Muerte

martes, el 1. septiembre 2020, 16:10 por Inagotable

Con la muerte pisándome los talones, haciendo lo imposible por derrotarla y aun así me seguía la pista desde cerca por más que corriese delante de ella.

Al final, como una aparición se me mostró delante y solo la pude separar de mi poniéndole la mano en el torso. Miré hacia arriba para enfrentar su rostro y vi que era el de una mujer que se alzaba por encima de los demás. Diez minutos le pedí.

 – Dame diez minutos e iré contigo sin rechistar.

 – ¿Diez minutos y abrazarás la muerte? — me preguntó con un sonrisa, acercando su rostro al mío y dejando ver sus arrugas faciales, aquellas que la hacían menos joven pero más sabia.

 – Sí, sólo contéstame a una pregunta.

La muerte aceptó, me cogió de la mano para evitar que me arrepintiese en un último momento y volviera a huir.

Le pregunté si el destino estaba escrito, si no se podía cambiar, si no cabía la posibilidad de que hubiese errado en algo y estuviese a tiempo de enmendarlo para no morir. La muerte resopló como si fuese una pregunta recurrente y dijo que era inevitable, que cada uno tenía su propia hora y que no podía posponerse.

No sé por qué pero aquello me tranquilizó, el saber que dejaría de correr asustado, que descansaría en paz. Asumí mi destino mientras veía algunos de mis seres queridos. Y abracé a la muerte y me sentí acogido, arropado.

Escrito en: Relatos | Etiquetas: Etiquetas: , , ,
0 Trackbacks | Sin Comentarios »

La mala suerte

lunes, el 11. abril 2016, 17:10 por Inagotable

¿Existe la mala suerte?

Ésta es una pregunta controvertida, como del estilo de «¿Existe el destino?» o «La tortilla ¿con cebolla o sin ella?». Aunque para algunos estas preguntas tienen una respuesta clara, a veces ciertas situaciones nos hacen dudar. Y no hablamos de los típicos personajes con suerte que ganan la lotería y que ostentan cargos políticos, no, hablamos de gente con una flor en el culo (los agraciados) y aquellos que nacieron estrellados (los pringaos).

Podemos pensar que aquellos que no tienen éxito en sus acciones es porque no se esfuerzan lo suficiente, porque no son lo suficientemente precavidos o porque no saben arriesgar en el momento oportuno. Pero qué ocurre cuando son factores externos los que intervienen en la vida de estas personas y dicen «Hola, soy un factor externo y vengo a hacerte agonizar. Porque sí.». Y no ocurre una ni dos veces, es un flujo continuo que te hace olvidar aquella sensación de cuando algo sale bien.

Por otro lado, admitir que existe la suerte o la carencia de ésta sería casi casi como decir que crees en el destino y eso sí que da para escribir un libro.

Escrito en: Reflexiones | Etiquetas: Etiquetas: , ,
0 Trackbacks | 2 Comentarios »